Relatos Mindful

“La Mirada Atenta de Julia” es un blog que habla de Mindfulness en la vida cotidiana. Porque sólo cuando estamos con todos los sentidos atentos a lo que está ocurriendo en cada fragmento de tiempo, con una actitud curiosa, abierta, sin prejuicios y bondadosa, podemos decir que estamos viviendo de forma plena y de verdad la vida.

  • El regreso

    Así nos recibía la casa tras dos años de ausencia, con olores a hierbabuena y menta, a jazmín dispuesto en ramillete y al aroma cítrico de los limones recién cogidos del árbol. Fragancias naturales que ambientaban la estancia provocando experiencias orgásmicas multisensoriales.

    No hacía falta viajar a la campiña francesa, ni siquiera traer al propio imaginario los paisajes de la Toscana o los ensueños del Corfú de los años treinta retratados en la última serie vista durante las vacaciones.

    La casa se ubicaba en medio de un secarral rodeado por curvilíneas lomas salpicadas de chalets de veraneo donde el tiempo se había detenido allá

    Ver más
    Lee mi relato completo
  • Alfileres en el estómago

    Quedaban pocos días. Ni siquiera se atrevía a mirar el calendario. La sola idea le aterraba. Pese a los años transcurridos, siempre se había sentido niña enarbolando con orgullo, aunque para sus adentros, su particular síndrome de Peter Pan. Sin embargo, estaba segura que pronto comenzaría a desdibujarse lenta e inexorablemente hasta borrarse de su memoria en un punto y final con fecha de caducidad.

    Ya habían aparecido los primeros síntomas: una angustia que se había apoderado de su cuerpo en forma de millones de alfileres que no cesaban,

    Ver más
    Lee mi relato completo
  • Un marzo atípico

    No era una tarde de marzo cualquiera. Ese domingo primaveral era el más atípico que en sus cuarenta y muchos años había vivido.

    La tarde era silenciosa. Un silencio inusual, a ratos perturbador por inaudito, en una ciudad acostumbrada a la actividad frenética y al vaivén de sus habitantes.

    Un silencio alterado por los caprichosos zumbidos del viento que hacían sonar el colgante atrapasueños del balcón. Los naranjos de la calle sacudían sus ramas desacompasadas con el golpear del aire, y los primeros brotes de las flores de azahar ambientaban con tenues aromas cítricos y dulzones las calles desiertas.

    Ver más
    Lee mi relato completo
  • Amasijo de miedos

    Cuando se dio cuenta ya era demasiado tarde para borrarlos de su mente. Había abierto su particular caja de Pandora de la que salieron en estampida todos y cada uno de los miedos que se habían ido acomodando a lo largo de los últimos años.

    Cada situación llevaba aparejada una angustia, desde las más absurdas e insignificantes a las más pesadas y tortuosas. Estaban aquellas que marcaban distancias entre sus pies y la tierra firme como los miedos a las alturas o a las profundidades del mar. Éstas eran motivo de temblores,

    Ver más
    Lee mi relato completo
  • Las zapatillas mágicas

    Hacía mucho tiempo que no creía en los Reyes Magos.

    Todo empezó a los 9 años cuando su primo le reveló la verdad, convirtiéndola -muy a su pesar y con el consiguiente disgusto ocasionado- en una guardiana más del Gran Secreto. Pasaron los años y se transformaron sus creencias, alejándose de las que había heredado de su familia. Ahora estaba casada y tenía un niño que, por herencia, tampoco creía en la magia de los tres reyes.

    Pero aquella mañana del 6 de enero le despertaron unos sonidos que provenían del salón de su casa.

    Ver más
    Lee mi relato completo
  • La base

    Observa tus dedos. Déjales hablar. Sin esfuerzo dales vida, que sean libres para imprimir las letras sobre el blanco del olvido.

    Olvidaste quién eres.

    Que se muevan alegremente en el espacio donde la nada se tiñe de colores con la vida.

    Crea.

    Parte de una base, no importa si es pequeña o grande, cualquiera sirve para hacer grandes cosas, para darles vida a los sueños, a la nostalgia, a la emoción atrapada, para que tu aliento no sea bala que revienta en tus adentros,

    Ver más
    Lee mi relato completo

Suscríbete al blog con tu correo electrónico

Recibe en tu correo electrónico nuestro boletín de novedades y no te pierdas ninguna publicación