Dulce despertar

Una mañana cualquiera de julio, un beso, una caricia, un micromomento -capturado por mi ojo- con sabor a gloria.

Sed felices.

Hasta dentro de tres semanas.

Julia.

Mientras dormía un duendecillo se ha sentado en el borde de mi cama, con mucho sigilo…

«schuuuu que no se despierte»

Con su manita pequeña me ha apartado de la mejilla que quedaba descubierta -siempre duermo boca abajo cual rano- un mechón de mi cabello asilvestrado por el sol y el agua del campo, y me ha regalado una caricia suave y delicada…

«te quiero mami, t’estime».

Un beso con sabor a gloria.

Con mucho cuidado para no hacer ruido se ha levantado y como patito ha salido de la habitación.

Yo le observaba por el rabillo del ojo…

De fondo, rápidos y alternados sonidos de los pájaros de la mañana, olores a jazmín y al laurel modesto que siempre está ahí, tras la ventana de esta habitación.

Delicioso despertar…

 

Dedicado a Inma y a Dani, por esos maravillosos julios en el campo.

20. Dulce Despertar def

Dulce despertar es un relato escrito con por

Si te gustó ¡compártelo en tus redes!

9 respuestas a “Dulce despertar

  1. El joven laurel, refugio de las aves más menudas, guardará para siempre entre sus hojas perfumadas, la imagen y el recuerdo de tus dulces despertares…

  2. ¿Cómo con tan pocas palabras expresas y remueves tantos sentimientos?. No dejarás de sorprenderme Julia.
    Recuerda que todos los años hay un julio, pero en nuestros corazones estarás todos los meses del año….
    Os queremos!!!!!

    1. Trasladarte a un buen recuerdo y hacer que lo revises, resientas, repienses y lo revivas… Así es nuestra memoria, sólo hay que encontrar las palabras que abran sus puertas.
      Gracias Rosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *