Viaje al Planeta Tierra

Imagina que eres un extraterrestre que llega a un Planeta Tierra,
Imagina….
Imagínate extraterrestre en un planeta extraño.
(…)

Te encuentras una pasa, la pones en tu mano y la miras extrañado por su forma arrugada, su textura blandengosa esa cosa con estrías,
Imagina….
Acercas tus narices y te suben micropuntos olorosos muy suaves,
Imagina….
Entonces, la tocas con tus dedos y se mueve blanda, maleable, alucinas.
Imagina, imagina….
Te acercas a la cosa con tu cara sorprendida, la metes en la boca con cuidado por si pica o te muerde o te fulmina,

Imagina…
Y ella inmóvil en tu lengua que está blanda, mullida, caliente, con la humedad que sientes.
Te decides. La muerdes con tus dientes, aprecias su textura, descubres los sabores, a colores, y la vas tragando lento, está bueno, hasta luego.

Como pasa,
Imagina así tu vida,
Y tú el extraterrestre de un planeta imaginario,
Sorprendido y curioso ante toda una vida, pasa vida.
¿Te imaginas?

Pasa Pies Ilustración Ana R.Leiva para Mirada Atenta de Julia

El comentario de Julia ...

Querido lector, querida lectora, Te invito a parar durante unos minutos, te propongo que durante unos instantes dejes de hacer. Abandona cualquier actividad y tómate una pausa, un momento de descanso, sólo para ti. Te invito a que por un momento te veas como un extraterrestre que llega a la Tierra, o si lo prefieres te sientas como un niño o una niña que por primera vez tiene un alimento en sus manos. Puede ser una pasa, una naranja o una ramita de apio. Cualquier alimento puede servir. Elige un momento en el que nada ni nadie te vaya a interrumpir y disponte a tomar ese alimento como si fuera la primera vez. Ábrete a la experiencia sin prejuzgar, con la intención de vivirla con conciencia, con ojos nuevos, observando las sensaciones que se producen en tu cuerpo, observando los pensamientos que van a aparecer, observando los recuerdos o las imágenes que puedan surgir, observando tus emociones… haciéndote consciente de cada instante sin intentar modificar nada. Simplemente observa, toma conciencia de la experiencia: del color del alimento, de su olor, su forma, el tacto, del movimiento de tu brazo acercándolo a los labios, de su contacto con ellos, de cómo empiezas a salivar anticipando que lo vas a tomar. Siente su textura en la boca, en la lengua, el sabor. Toma conciencia del momento en el que los dientes muerden el alimento, mastícalo poco a poco sintiendo el despliegue de sensaciones que se producen. Observa cómo pasa por tu garganta y cómo lentamente acaba diluyéndose por todo tu cuerpo. Durante la experiencia, intenta tomar nota de cualquier idea o imagen que llegue a tu mente. Es importante que no fuerces nada, que no intentes cambiar nada, acepta cada pensamiento que aparezca, cada emoción que sientas, y si te despistas, vuelve a la experiencia. No hay prisa, recuerda que es un momento que eliges para ti. Cuando acabes de comer ese alimento, piensa cómo ha sido la experiencia, ¿qué has sentido?, ¿qué ha pasado?, ¿ha cambiado algo comer ese alimento con atención plena a como sueles comerlo habitualmente? Esto es Mindfulness. El arte de vivir conscientemente cada instante, de aceptar el reto de vivir la vida como si cada momento fuera importante, como si cada instante contase, con una mirada abierta, sin prejuicios, aceptando todo lo que sucede y con los ojos del niño o de la niña que mira por primera vez la experiencia. Te dejo un audio con el ejercicio dirigido de la uva pasa. Que la disfrutes. Julia

Viaje al Planeta Tierra es una poesia escrita con por

Si te gustó ¡compártelo en tus redes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *