Las gracias de un día. Gracias.

Con “Las gracias de un día. Gracias”, hay cambio radical de tono para compensar alguna que otra tristeza que te haya podido provocar la serie de la muerte y la vida. Te invito a tender la mirada afuera, a los sonidos, a lo visual, a los sabores, a los olores, al movimiento o la quietud y a todo lo que te pueda hacer sentir. Si miras con detenimiento, te sorprenderás de los regalos maravillosos que te hace la vida. Grandes motivos para dar gracias. ¡Feliz Navidad! Hasta dentro de dos semanas. Julia.

Por la brisa que anuncia las gotas caprichosas de la lluvia,

Por las hojas de múltiples sabores, a otoño, a helados estivales. Hojas de colores arcoíris que planean hasta el suelo suspendidas.

Gracias por las gracias con sonrisa,

Por sentir cuando las lágrimas caen, sinuosas en surcos, desde tus pupilas hasta tus labios húmedos. Por las que se posaron en ellos.

Gracias por la música con su amplitud de onda redonda lironda que acoge al alma y la suaviza,

Por las familias conscientes, millones de risas, familias querientes.

Por la mirada cómplice tuya frente a la mía.

Porque estoy con Alicia, la niña de las Maravillas, porque busco su país y su salto me provoca y, me arropa.

Por los veinte años que pasaron hasta el reencuentro,

Por los besos,

Por los wasaps con ingenio, inteligentes y traviesos.

Gracias por la mañana que despierta y trae a las gaviotas, juguetonas, gritonas, que se acercan a esta casa perdidas en su rumbo consentidas.

Por tu collage de arte en arte, de vida en vida… ¡por la bella vida!

Por sentir el universo en su armonía.

Porque “mami te quiero con todo mi cuerpo”, porque “hijo te adoro con mis sentimientos”.

Por los sueños,

Por el árbol llorón, sauce urbano, testigo del humo negro del asfalto, porque al tocarte… no te has muerto.

Por el aire que me envuelve en un abrazo compasivo, porque vivo.

Gracias por las palabras que danzan en tu boca,

Por tu salto valiente, guerrera ¿te atreves?

Por la mosca zumbona,

Porque vivo en mi aliento y del compartido,

Por el abrazo del consuelo,

Por los sentidos, el quinto, el sexto, el sexo sentido…

Gracias por el ritmo y el silencio,

Por las estrellas en los números que explosionan la cabeza,

Por las letras que me expresan,

Porque siento, porque siento, porque muero y me despierto.

15. gracias

Las gracias de un día. Gracias. es una poesia escrita con por

Si te gustó ¡compártelo en tus redes!

Una respuesta a “Las gracias de un día. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *